Plus500 does not provide CFD services to residents of the United States. Visit our U.S. website at us.plus500.com.

Esto es lo que hay que saber sobre la inflación

Plus500 | lunes 08 abril 2024

Una vez más, uno de los temas más comentados a los que se enfrentan los mercados mundiales en estos momentos es el de la inflación. Dos importantes indicadores económicos estadounidenses, el Índice de Precios de Consumo (IPC) y el Índice de Precios de Producción (IPP), llegarán a los mercados los días 10 y 11 de abril de 2024, respectivamente. 

Queda por ver cómo reaccionarán los mercados de Nueva York y Tokio ante estas importantes medidas de inflación. Pero antes, echemos un vistazo a las definiciones y los mecanismos de la propia inflación:

INFLATION

¿Qué es la inflación?

La denominada tasa "ideal" de inflación, definida por los economistas de los bancos centrales, es de aproximadamente el 2% anual. Es decir, en épocas de crecimiento económico saludable, los precios de una serie de bienes de consumo serán aproximadamente un 2% más caros cada año.

Sin embargo, la inflación puede aumentar a tasas superiores a esta medida debido a fenómenos tanto del lado de la producción como de la oferta de la economía. Si los costes de producción de ciertos bienes suben, debido a problemas de la cadena de suministro o escasez, por ejemplo, los fabricantes pueden trasladar los costes a los consumidores, provocando un aumento de los precios. 

Al contrario, cuando la demanda de ciertos bienes alcanza una tendencia alcista, los precios pueden subir a la vez. Si la oferta de crédito o dinero de una nación determinada permite a los ciudadanos aumentar el consumo por encima de la capacidad del mercado para suministrar bienes, el aumento de la demanda y la oferta limitada incrementan los precios.

La otra cara de la moneda de los bienes de consumo que sube de precio es que va acompañada de una disminución del valor de la moneda de una nación. Cuando los productos suben de precio, cada unidad de valor monetario puede comprar menos bienes. Por ejemplo, si a un consumidor le costó 40 dólares llenar el depósito de gasolina de su coche el año pasado, pero debido a la subida de los precios del petróleo ahora le cuesta 60 dólares comprar la misma cantidad de petróleo, el valor de su salario ha disminuido, ya que ahora le puede permitir comprar menos gasolina. Aquí es donde entra en juego la política monetaria, normalmente determinada por bancos centrales como la Reserva Federal o el Banco de Inglaterra.

Inflación y política monetaria

Como ya se ha dicho, la mayoría de los bancos centrales fijan como objetivo una tasa de inflación anual de aproximadamente un 2% a un 3%. Una tasa de inflación excesivamente baja, o incluso la deflación, cuando los precios bajan, puede considerarse un signo de debilidad de las condiciones macroeconómicas de la economía de un país. Este fenómeno puede observarse cuando la oferta supera a la demanda, causada por un mayor número de consumidores que optan por ahorrar en lugar de gastar, o por un aumento de la producción estimulado por la reducción de los costes de los insumos. La caída de los precios también puede conducir a un descenso de los salarios.

Por otra parte, cuando la inflación se incrementa por encima del rango objetivo, los sueldos pueden sufrir para mantener el nivel de vida de los ciudadanos. En condiciones de hiperinflación, los precios suben un 50% o más en el plazo de un mes, a menudo estimulados por impactos externos como conflictos geopolíticos, así como por la excesiva impresión de dinero por parte de los bancos centrales. En tiempos de hiperinflación, los bienes básicos necesarios para la actividad económica, como el Trigo (ZW) o el Petróleo, pueden llegar a escasear. 

Por consiguiente, los bancos centrales utilizan las herramientas que tienen a su disposición para mantener la estabilidad de los precios, una subida constante de los mismos que no caiga en la deflación ni se eleve hasta la hiperinflación. Mientras que en el pasado las autoridades monetarias solían imprimir dinero para influir directamente en la oferta monetaria de la economía nacional, los bancos centrales actuales prefieren utilizar las llamadas "operaciones de mercado abierto", o la compra y venta de bonos del Estado. Por ejemplo, en el transcurso de la pandemia de coronavirus, la Reserva Federal compró grandes cantidades de bonos del Estado para apoyar la economía estadounidense.

Cuando un banco central compra bonos del Estado a los agentes privados del mercado, la oferta monetaria aumenta. Lo contrario ocurre cuando los órganos de política monetaria, como la Reserva Federal, deciden vender sus reservas de bonos del Estado. Los bancos centrales tienden especialmente a intentar aumentar la oferta monetaria en épocas de menor actividad económica, como la experimentada tras la pandemia del COVID-19.

Cómo se produce la inflación ahora

Antes del estallido de la pandemia mundial de coronavirus, la mayoría de los bancos centrales de todo el mundo se aferraban a una política monetaria denominada "moderada" (dovish en inglés), utilizando las herramientas a su disposición para estimular la economía nacional. En Estados Unidos, por ejemplo, la Reserva Federal mantuvo los tipos de interés bajos para evitar la crisis económica mientras amplias franjas del mercado estaban paralizadas por las medidas de retención de la infección.

Sin embargo, las medidas urgentes que mantuvieron los tipos de interés en niveles ultra bajos contribuyeron al dilema actual al que se enfrentan los responsables políticos estadounidenses, y el criterio de decisión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) ha cambiado. La economía se vio tan estimulada por las políticas de "dinero fácil" y bajos tipos de interés de la Fed que la demanda de los consumidores aumentó demasiado rápido para que la oferta pudiera seguir el ritmo. Las compañías navieras de todo el mundo simplemente no pudieron llevar los productos al mercado con suficiente rapidez, y los productores subieron los precios para beneficiarse del aumento de la demanda.

En los últimos años, la inflación en Estados Unidos no ha dejado de romper los récords, con subidas de precios interanuales que son las más elevadas desde el primer gobierno de Reagan. En consecuencia, la Reserva Federal consideró oportuno iniciar una serie de subidas de los tipos de interés para frenar la inflación.

Con el coste de los préstamos todavía relativamente alto en Estados Unidos, algunos líderes empresariales y consumidores por igual pueden estar deseando un recorte de los tipos de interés. Sin embargo, a principios de este mes, el presidente de la Fed, Jerome Powell, dejó claro que, desde su punto de vista, aún no ha llegado el momento de ese cambio de rumbo en la política monetaria. En respuesta, varios de los principales índices cayeron desde sus máximos recientes el 1 de abril. Esta tendencia podría repetirse en los próximos días en función de cómo se comporten los informes de inflación IPC e IPP. 

Los precios del petróleo (CL) también están en alza en respuesta a los conflictos geopolíticos en Oriente Medio. Más allá de las preocupaciones inmediatas derivadas del precio que los productores pagan en el surtidor, el crudo es un insumo clave en diversos procesos de fabricación, por lo que los productores tienden a repercutir la subida del precio de la gasolina en el consumidor cuando aumenta la demanda de petróleo. 

Por lo tanto, la inflación suele observarse tras una fuerte subida del coste del barril de petróleo. Según el testimonio del presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ante el Senado en marzo de 2022, la inflación aumenta en un quinto de punto porcentual cada vez que el precio del barril de petróleo sube 10 dólares de media. Por lo tanto, la subida del precio del petróleo de más del 2,2% de la semana pasada podría preocupar tanto a los operadores como a los inversores de cara a las publicaciones económicas de esta semana. Aunque el precio del barril de oro negro tiende ligeramente a la baja en el momento de escribir estas líneas, la trayectoria a corto plazo de este importante componente de la inflación no está nada clara. 

¿Cómo podrían responder los operadores?

Los propios índices pueden cambiar a menudo en respuesta a la evolución de las condiciones macroeconómicas y la política monetaria. Las subidas de los tipos de interés, a menudo aplicadas para controlar la inflación, suelen provocar una ralentización del crecimiento económico. Los valores tecnológicos y de crecimiento, definidos como los que crecen más rápidamente que una media del sector, son especialmente vulnerables a los efectos del aumento de los tipos de interés en sus resultados. Esto se debe a que los operadores son más propensos a invertir en empresas venerables con flujos de caja probados y fiables cuando se producen subidas de los tipos de interés. En consecuencia, los índices como el Nasdaq (US-Tech 100), de gran importancia en el sector de la tecnología, pueden sufrir descensos tras un endurecimiento de la política monetaria.

Por el contrario, las acciones de valor, definidas como las que tienen un precio de las acciones bajo en relación con sus fundamentos comerciales, tienden a verse menos afectadas por los tipos de interés, ya que los inversores valoran positivamente la posibilidad de recibir un beneficio de su inversión comparado con otras acciones. Empresas como Citigroup (C) y Unilever (ULVR-L) han sido consideradas por muchos analistas como valores, por lo que podrían verse menos negativamente afectados por la persistente postura agresiva de la Fed.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los resultados pasados no reflejan los futuros. Además, gran parte de lo que pueda ocurrir tras las publicaciones económicas de esta semana dependerá de si se confirma o no la predicción de una mayor moderación en las subidas anualizadas de los precios al consumo. Si el IPC y el IPP muestran que las actuales medidas de política monetaria están logrando su objetivo de reducir la inflación hasta acercarla a la tasa "ideal" del 2%, se espera que la Reserva Federal recorte los tipos de interés hasta un 4% a finales de año. Sin embargo, si la inflación resulta aún indomable, el ánimo de los mercados de Wall Street podría resentirse en consecuencia. (Fuente: Yahoo Finance)

Las tendencias alcistas observadas el pasado jueves, con el Nasdaq (US-TECH 100) subiendo un 1,2% y el S&P 500 y el Dow Jones (USA 30) un 1,1% y un 0,8% respectivamente, podrían resultar frágiles y demasiado reversibles.

Aún queda mucho en el aire en lo que respecta a las presiones inflacionistas que dominan actualmente en Estados Unidos y otras grandes economías. Aún está por determinar si los bancos centrales lograrán controlar el aumento desbocado de los precios a medida que aumentan las tensiones geopolíticas, y cómo responderán los parqués de Hong Kong a Manhattan. 


Obtenga más de Plus500

Amplíe su conocimiento

Los videos y artículos lo ayudan a ampliar su conocimiento sobre negociación.

Prepare sus negociaciones

Nuestro calendario económico le ayuda a explorar los eventos del mercado mundial.

Negocie sin sorpresas

Comprenda los costes totales de sus negociaciones ahora para una mejor administración de gastos en el futuro.


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7