Plus500 does not provide CFD services to residents of the United States. Visit our U.S. website at us.plus500.com.

Los vientos en contra de la economía podrían estar soplando hacia la recesión

Plus500 | lunes 11 julio 2022

Con las turbulencias económicas acaparando los titulares en todo el mundo, puede que se esté abriendo una nueva era en los mercados. Mientras que en los dos últimos años las economías industrializadas mostraron fuertes descensos del Producto Interior Bruto (PIB) debido a los cierres, seguidos de rápidas recuperaciones tras la pandemia, parece que el péndulo ha vuelto a oscilar en sentido contrario. Muchos analistas de los Estados Unidos están ahora haciendo surgir el fantasma de una recesión generalizada, que podría extenderse rápidamente al extranjero.

Recession

Un comienzo de año difícil

Una inflación récord y las ondas que emanan del actual conflicto armado en Ucrania han hecho que mantener la estabilidad sea una lucha para varios de los principales índices en lo que va de 2022. El S&P 500 (USA 500), con sede en Nueva York, tuvo su peor apertura de seis meses del año desde 1970, cuando Richard Nixon era presidente de EE.UU., cayendo un 18,7% en lo que va de año. El Nasdaq (US-TECH 100) y el Promedio industrial Dow Jones (USA 30) también han bajado un 26,5% y un 14,3% respectivamente en el año.

Los expertos del mercado han señalado algunos factores importantes detrás de este descenso. En primer lugar, la pandemia del COVID-19 distorsionó las señales del mercado. Cuando los bancos centrales de todo el mundo adoptaron una política monetaria más relajada para mantener a los ciudadanos de a pie a flote en la época de las cuarentenas, la demanda de una amplia gama de bienes se disparó incluso cuando las interrupciones de las líneas comerciales mantuvieron la oferta en un nivel bajo. Ahora estamos viendo los efectos de este desajuste, ya que las tasas de inflación en Estados Unidos y la Unión Europea, entre otras naciones importantes, han subido a los niveles más altos vistos en décadas.

Otra presión al alza sobre los precios de consumo ha sido la perturbación de las líneas de suministro de energía inducida por el conflicto entre Rusia y Ucrania. Dado que gran parte de los combustibles fósiles del mundo, especialmente para los ciudadanos europeos, se obtienen en los campos siberianos, ricos en recursos, de la Federación Rusa, el conjunto de sanciones occidentales impuestas a este último país ha disparado los costes del petróleo y el gas natural (NG).

Ahora, los bancos centrales, como la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, se apresuran a aplicar el otro extremo de la política monetaria en un esfuerzo por reducir estos aumentos de precios. El Banco Central Europeo anunció el mes pasado que subiría los tipos de interés en el bloque de 27 países tras la cumbre de política monetaria del 21 de julio, la primera vez que se hace un movimiento de este tipo desde la crisis de la deuda de hace más de once años.

La Reserva Federal lleva ya meses en una espiral de endurecimiento, subiendo a veces los tipos de interés incluso más rápido de lo que los mercados habían previsto. Pero, ¿qué tienen que ver las políticas de los bancos centrales con las tendencias comerciales de Wall Street?

¿Viene un aterrizaje duro?

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha dado a entender en unas declaraciones publicadas que el banco central de Estados Unidos, bajo su dirección, se esforzará por acercar la inflación a la tasa "ideal" del 2%, incluso a costa de una recesión. En consecuencia, a muchos les parece cada vez más probable que los altos tipos de interés puedan empujar a la baja los precios de las acciones de los principales índices neoyorquinos.

En épocas de incertidumbre económica, como las que actualmente azotan los resultados comerciales, los operadores tienden a retirarse de los valores tecnológicos y los valores de crecimiento, cuyos rendimientos son menos seguros. Según muchos analistas, el cambio de postura de la Reserva Federal respecto al tipo de interés de los fondos federales reforzará esta tendencia y alejará a los operadores de las inversiones consideradas más arriesgadas. Según algunos, los mercados pueden empezar a "poner precio" a una recesión antes de que se produzca.

Otra advertencia de un posible descenso del PIB es la reciente caída del precio del petróleo (CL), que ha perdido casi un 2,4% de su valor en lo que va de día. Esto podría indicar que los operadores ven un descenso de la actividad empresarial, que a menudo depende de los combustibles fósiles, a corto plazo. El precio internacional de referencia del petróleo Brent (EB) también ha caído un 2,1% en lo que va del lunes.  (Fuente:Nasdaq)

La confluencia de estos factores podría no ser un buen augurio para los resultados de las operaciones en Nueva York y otros centros financieros mundiales. Aunque los máximos responsables de la política de la Reserva Federal parecen empeñados en controlar el aumento de los precios, las consecuencias latentes de unas políticas fiscales más estrictas no pasan desapercibidas para quienes observan los mercados. Los observadores del mercado más avispados tal vez deseen esperar a los informes de resultados trimestrales para conocer mejor cómo los principales nombres de la industria estadounidense están lidiando con estos vientos en contra, pero aún está por ver si se producirá una recesión en toda regla o simplemente unas cifras de crecimiento más bajas en los próximos meses. 


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7