Menú

¿Qué le espera a Wall Street?

Plus500 | lunes 16 mayo 2022

¿Podría la economía mundial estar abocada al retroceso? Últimamente, cada vez más expertos en economía y operadores legos en la materia se preguntan si una recesión general podría estar a punto de producirse en los mercados, desde Nueva York hasta Tokio. Después de una recesión económica mundial casi sin precedentes, en medio de los estragos de la pandemia de COVID-19 en 2020, las economías industrializadas protagonizaron una fuerte recuperación, en gran parte debido a las políticas monetarias laxas de bancos centrales como la Reserva Federal. Sin embargo, dado que muchas acciones de diferentes sectores siguen luchando a medida que nos adentramos en 2022, es más probable que se produzca una depresión económica aún peor.

INDICES

Las nubes se acumulan en Nueva York

Varios mercados bursátiles clave han acaparado los titulares últimamente, pero por lo que podría percibirse como todas las razones equivocadas. Recientemente, se hizo pública la estadística poco alentadora de que el S&P 500 (USA 500) había tenido sus peores cuatro meses de apertura del año desde la Gran Depresión. En lo que va de año, a pesar de la volatilidad, los principales índices de Wall Street han tenido dificultades para terminar sistemáticamente en números negros al final de la jornada.

Recientemente, los valores tecnológicos se han visto especialmente afectados por las ventas, arrastrando a los mercados en su conjunto. Tras sus cifras de crecimiento trimestral de suscripciones, menos que estelares, el mes pasado, el pionero del servicio de streaming Netflix (NFLX) registró una caída del 35%. El gigante tecnológico Meta (FB) también ha tenido dificultades para mantener su brillo, ya que los cambios en la política de privacidad y la asignación de recursos al metaverso, aún incipiente, afectaron a sus resultados, con una caída del valor de la acción del 41% en lo que va de año.

Además, las subidas de precios excesivamente rápidas están afectando al nivel de vida del consumidor medio. Los últimos datos del Índice de Precios al Consumo, recogidos por la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos, muestran que la inflación anual en el país ha alcanzado el 8,3%, por lo que no sorprende a los observadores más avispados que la Reserva Federal pueda estar sopesando rápidas subidas de los tipos de interés en un futuro próximo. El presidente de la Fed, Jerome Powell, ya ha dado señales en los últimos meses de que el Comité Federal de Mercado Abierto, que determina la dirección de la política monetaria estadounidense, está dispuesto a arriesgarse a una recesión para controlar las tasas de inflación. El sentimiento de los consumidores de la mayor economía del mundo ya ha alcanzado el nivel más bajo de los últimos 10 años, lo que podría estar contribuyendo a la presión política para que se tomen medidas más radicales.

Otros factores significativos que pueden haber contribuido a una atmósfera general de incertidumbre en los mercados son la continuación del conflicto militar en Ucrania y los cierres por coronavirus en los centros urbanos de China, que han exacerbado los bloqueos existentes en la cadena de suministro. En tiempos de aversión al riesgo, los valores tecnológicos y de crecimiento tienden a ser menos favorecidos por los inversores, que buscan un rendimiento seguro de sus inversiones. Este fenómeno bien puede ser un factor que contribuya a las actuales dificultades de Wall Street.

De momento, a pesar de los descensos del 2,8% y del 2,1% observados en el Nasdaq (US-TECH 100) y en el índice industrial Dow Jones (USA 30), respectivamente, en el transcurso de la semana pasada, los mercados pueden tener aún más recorrido. El S&P 500, que bajó un 2,4% la semana pasada, aún tendría que perder alrededor de una séptima parte de su valor total actual para caer por debajo de su media de 200 semanas. Tras analizar los datos históricos del mercado, algunos economistas han llegado a la conclusión de que la superación de este "nivel de soporte clave" significaría un importante mercado bajista. El viernes pasado se produjeron subidas en los parqués neoyorquinos, pero aún no se sabe si esta tendencia se mantendrá en la sesión de hoy.

Modelos de las materias primas

Aunque las subidas y bajadas de Wall Street suelen utilizarse como indicador de la salud general de la economía, otra clase de activos también ha mostrado un comportamiento comercial interesante recientemente. Las tendencias mundiales han seguido repercutiendo en las materias primas.

La incertidumbre ha llevado a muchos a elegir como activo de refugio el dólar estadounidense, lo que ha hecho que el índice del dólar EE.UU. (DX) subiera un 0,8% durante la semana pasada en el momento de redactar este informe. La fuerza relativa del dólar ha frenado los posibles saltos en el precio del oro (XAU), a pesar de su condición de activo privilegiado en tiempos de inflación. Aunque el metal amarillo se ha revalorizado casi un 0,4% desde Año Nuevo, ha bajado desde su máximo del 8 de marzo, de más de 2.070 dólares por onza.

Según algunos, el precio del oro negro también podría subir pronto. El petróleo (CL) ha caído casi un 14% desde su máximo de cierre de casi 125 dólares, alcanzado el 8 de marzo, pero este estado de cosas podría ser un respiro temporal antes de que China se recupere del coronavirus y vuelva a hacer subir la demanda mundial. Con los elevados precios de la gasolina que ya han ejercido presión sobre los productores y consumidores económicos en 2022, puede que esta no sea la noticia más grata. 

¿Qué nos espera?

Aunque los Estados Unidos no están actualmente en recesión, el presidente de Goldman Sachs (GS) ya está haciendo sonar la alarma. Lloyd Blankfein declaró ayer que las empresas y los ciudadanos estadounidenses deberían empezar a prepararse para una posible recesión. 

El equipo de economistas de Goldman Sachs ya ha dado el paso de rebajar sus cifras de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) previstas para este año y el próximo. Si bien estos expertos aparentemente no consideran que el crecimiento del PIB previsto para este año, que se situará en el 2,4%, sea totalmente negativo, debido a que el rápido crecimiento de los salarios y la inflación son efectos secundarios del sobrecalentamiento económico, Blankfein ve un alto potencial para que esta cifra sea negativa. 

En los próximos días, gran parte de la dirección que tomen los índices estadounidenses dependerá de los informes de resultados trimestrales de grandes empresas como Walmart (WMT) y Target (TGT). Aunque no parece que estos grandes minoristas vayan a presentar al público unos resultados tan sombríos como los del sector tecnológico, queda por ver si sus cifras del primer trimestre serán lo suficientemente sólidas como para animar a los operadores. La continuación de la temporada de resultados de esta semana podría ofrecer una ventana al comportamiento reciente de los consumidores estadounidenses, dado el impacto de la inflación en el valor de sus cheques de pago.

Sin embargo, las predicciones de una prolongada caída de la tecnología podrían ensombrecer los mercados durante algún tiempo. Será necesario un delicado acto de equilibrio entre la contención de la inflación y la provocación de nuevas ventas en amplios sectores de la economía para evitar un deterioro general de las perspectivas económicas a corto plazo en Estados Unidos.

Con unos vientos económicos tan fuertes a los que se enfrentan algunas de las mayores empresas del mundo, no está claro si las advertencias de Blankfein y otros se verán confirmadas o no. La continua inflación ha empezado a provocar acciones más severas por parte de los bancos centrales, lo que a su vez empuja a la baja el precio de muchas acciones clave en un círculo vicioso. Todavía está por determinar si la actitud de incertidumbre imperante dará paso a un crecimiento estable y sostenible a corto plazo, y cómo.


Obtenga más de Plus500

Amplíe su conocimiento

Los videos y artículos lo ayudan a ampliar su conocimiento sobre negociación.

Prepare sus negociaciones

Nuestro calendario económico le ayuda a explorar los eventos del mercado mundial.

Negocie sin sorpresas

Comprenda los costes totales de sus negociaciones ahora para una mejor administración de gastos en el futuro.


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7