Menú

¿Qué es la OPEP+ y cómo afecta a los precios del petróleo?

Plus500 | jueves 03 marzo 2022

Ayer, 2 de marzo, la OPEP+ organizó su 26ª reunión ministerial, con la participación de los países productores de petróleo ajenos a la organización, para decidir los cambios en la producción en el actual entorno de mercado. A pesar de la inestable situación geopolítica en la que se encuentra actualmente Rusia, uno de los principales productores de Petróleo (CL) del mundo, la OPEP+ anunció ayer que se mantendrá el actual curso de aumentar lentamente la producción.

OPEC+

¿Qué es la OPEP?

Muchos operadores pueden estar confundidos por las diversas referencias a la OPEP y a la OPEP+ en los medios de comunicación. La Organización de Países Exportadores de Petróleo original, que todavía cuenta con trece países miembros, se formó en Bagdad (Irak) en 1960. Esta organización intergubernamental se creó para coordinar la producción mundial de petróleo con el fin de evitar la caída de los precios en épocas de baja demanda de petróleo. Aunque el mundo industrializado ha reducido su dependencia de los suministros de la OPEP+ desde la crisis energética de principios de los años 70, las decisiones de la organización siguen teniendo la capacidad de afectar en gran medida a la economía mundial, como cuando los miembros coordinaron los recortes de producción durante la epidemia de coronavirus.

En 2016, la OPEP incorporó a diez países afiliados, entre ellos Rusia, que ahora preside la organización junto con Arabia Saudí, y que a partir de entonces pasó a denominarse OPEP+. Esta decisión determinante se produjo tras la caída de los precios del petróleo provocada por la reducción de la actividad comercial y el aumento de la producción nacional de petróleo sintético en Estados Unidos.

Los veintitrés miembros del supercártel producen ahora colectivamente la mayor parte del petróleo mundial y poseen el 90% de las reservas probadas de petróleo. Dado que la mayor parte de la producción mundial de petróleo se coordina a través de la OPEP+, las decisiones del grupo tienen una gran influencia en la economía internacional.

¿Por qué la OPEP+ es tan importante?

El interés de la OPEP+ es evitar que el precio del barril de petróleo caiga por debajo de un determinado umbral. Esto es importante para los países miembros, ya que las economías de algunos, como Rusia y Arabia Saudí, dependen mucho de los ingresos del petróleo para funcionar. En sus reuniones, que se celebran cada dos años o más a menudo, los Estados miembros deben equilibrar las preocupaciones geopolíticas y económicas en sus predicciones sobre la evolución de la demanda de petróleo en un futuro próximo, y coordinar la producción de forma correspondiente. 

En ocasiones, la OPEP+, tras evaluar el estado de la economía mundial, prevé un menor crecimiento o una recesión y, por tanto, una caída de la demanda de petróleo debido a la menor necesidad de energía. En estos casos, los miembros se ponen de acuerdo para recortar la producción con el fin de mantener los suministros ajustados y apoyar el precio del barril, como cuando se coordinó un descenso de la producción de 3 millones de barriles diarios en el punto culminante de la Gran Recesión en 2009.

A este respecto, los países de la OPEP+ pueden aumentar su producción de petróleo para responder a la demanda sin poner en peligro los importantes precios, cuando parece que el crecimiento o la recuperación económica están a su alcance. Así, las decisiones tomadas en las reuniones de la OPEP+ en Viena, o a través de videoconferencia como sucedió ayer, aunque a veces acompañadas de controversias intraorganizativas, afectan a los costes de explotación de las industrias hambrientas de energía en todo el mundo.

¿Cómo ha actuado la OPEP+ durante la pandemia?

Cuando la pandemia del COVID-19 provocó una depresión económica mundial de una magnitud nunca vista desde los años 30, los miembros de la OPEP+ se enfrentaron a un dilema con respecto a la producción coordinada de petróleo. En respuesta a las crecientes restricciones aplicadas en las naciones desarrolladas, la OPEP+ se vio obligada a rebajar su previsión de demanda de petróleo a principios de 2020.

El 12 de abril del año pasado, el gran cártel decidió recortar la producción de petróleo en casi 10 millones de barriles diarios. El mes anterior, Rusia y Arabia Saudí habían frustrado sus intentos de acordar recortes de producción, lo que provocó que el precio del petróleo cayera más de la mitad en las cinco semanas anteriores a la citada decisión del 12 de abril. Sin embargo, el descenso de la producción se retrasó en sus efectos previstos, y el precio del Petróleo cayó por debajo de los 0 dólares por primera vez en la historia antes de repuntar a principios del verano, lo que llevó a la OPEP+ a modificar los ajustes de producción a 7,7 millones de barriles diarios.

En los meses siguientes, la economía china y la japonesa demostraron ser más resistentes que la de los países del oeste; en noviembre, la demanda estadounidense y europea seguía estando casi un tercio por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, mientras que la asiática sólo estaba un 10% por debajo de lo que había sido antes de la propagación del COVID-19. Aunque el anuncio de Pfizer (PFE) de que su vacuna patentada contra el coronavirus había conseguido superar los ensayos hizo que el petróleo comenzará a subir de nuevo, en conjunto, su precio por barril cayó casi un 21% a lo largo de 2020, mientras que el del Petróleo Brent, registró una pérdida del 22% en el año. Las empresas energéticas también se vieron muy afectadas por el primer año de la pandemia, y ExxonMobil (XOM), Chevron (CVX) y BP (BP-L) perdieron colectivamente decenas de miles de millones a finales de 2020.

El año 2021 supuso un cierto ahorro para los miembros de la OPEP+, ya que la disminución de las restricciones a los viajes y el aumento de las tasas de vacunación devolvieron la demanda mundial a los niveles anteriores a la pandemia en febrero. En julio, el gran cártel llegó a un acuerdo para aumentar la producción en 400.000 barriles diarios, eliminando gradualmente los recortes de la era COVID para abril de 2022. A pesar de los continuos desafíos planteados por la variante Delta del coronavirus, la suerte del petróleo mejoró, con el precio del barril alcanzando un máximo de tres años de más de 80 dólares a finales de octubre, y gigantes de la energía como Royal Dutch Shell (RDSA-L) y Total (TTE.PA) registrando sus mayores flujos de caja en más de una década. El descubrimiento de otra cepa de COVID-19, Omicron, hizo que los temores de una recesión económica recurrente redujeron significativamente la demanda de petróleo a finales de noviembre y principios de diciembre, pero esta vez la recuperación fue mucho más rápida, y los precios repuntaron casi un 15% en el último mes de 2021.

A medida que nos adentramos en el año nuevo, el mercado mundial del petróleo ha enfrentado desafíos imprevistos, y en enero el precio del barril de oro negro alcanzó cotas jamás vistas en años. Las tensiones geopolíticas en el Golfo Pérsico provocaron dudas entre los analistas del mercado sobre la posibilidad de que se produjera una interrupción del suministro; poco se imaginaban que un conflicto en otra región del mundo pronto lanzaría el precio del petróleo por las nubes.

¿Cómo ha llegado la OPEP+ a su última decisión?

En 2021, la OPEP+ afrontó la presión de países como Estados Unidos e India para aumentar los límites de producción con el fin de satisfacer la demanda producida por una economía en recuperación, cediendo finalmente a la petición del presidente Joe Biden de aumentar la producción de petróleo para satisfacer a los consumidores estadounidenses. Sin embargo, algunos factores importantes  llevaron a los expertos del mercado a suponer que el supercártel proseguiría su actual camino de subidas de 400.000 barriles diarios en lugar de restablecer la producción a un ritmo aún más rápido o mantener los recortes en su nivel actual.

A pesar del aumento de la producción de Estados Unidos en los últimos años, las reservas de crudo estadounidenses ya están disminuyendo a medida que la economía avanza. Además, el impacto de Omicron en la actividad económica ha demostrado ser bastante menor en comparación con los causados por Alpha y Delta, y los viajes que requieren combustibles fósiles han aumentado en toda Asia. Mientras la OPEP y sus aliados se reúnen el martes, muchos esperan que lleguen a la conclusión de que la economía mundial puede absorber un nuevo aumento de la producción, evitando una presión negativa sobre el precio del petróleo.

No obstante, parece que la economía mundial ha sacado un comodín. Cualquier operador que siga las noticias últimamente está seguro de que es consciente de la crisis cada vez más intensa entre Rusia y Ucrania en Europa del Este. La creciente serie de sanciones a la Federación Rusa, así como la desinversión de los gigantes de los combustibles fósiles BP y Exxon en el país esta semana, han llevado a muchos a preguntarse si el suministro de petróleo hacia el oeste desde Rusia podría cortarse en un futuro próximo. Los proveedores ya tienen dificultades para conseguir los seguros o la financiación necesarios para llevar su producto al mercado. Además, una gran proporción del petróleo ruso podría utilizarse pronto para fines militares, lo cual reduciría más el suministro.

Los precios tanto del Crudo como del Petróleo Brent (EB), de referencia internacional, han seguido subiendo. En el momento de redactar este artículo, ambos cotizaban un 4% al alza, con el petróleo a precios que no se veían desde 2008. Esto ocurre a pesar de que el martes se liberaron 60 millones de barriles de las reservas estratégicas por parte de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), una organización que cuenta con grandes potencias como Estados Unidos, Alemania y Japón, entre otros, como miembros.

Hasta ahora, las sanciones de Occidente no han afectado a las cruciales exportaciones rusas de petróleo y gas natural. Pero una interrupción de estos suministros, incluso a corto plazo, podría llevar la inflación de las economías occidentales a tasas nunca vistas en décadas.

Parece que los miembros de la OPEP+ no están preocupados por la situación tras la cumbre del cártel celebrada el miércoles, en la que se acordó aumentar la producción en 400.000 barriles diarios durante el mes de abril, tal y como se había decidido previamente. Según la estimación de la OPEP+, las recientes subidas de los precios del petróleo no deben atribuirse a los fundamentos del mercado, sino al desarrollo de la crisis en Ucrania.

En conclusión, la OPEP+ aún no ha modificado su estrategia de decisión en respuesta a las cambiantes condiciones del mercado. Sólo el tiempo dirá si se avecina una gran alteración de los mercados mundiales del petróleo o si el aumento de los precios del petróleo volverá a ser más estable.


Obtenga más de Plus500

Amplíe su conocimiento

Los videos y artículos lo ayudan a ampliar su conocimiento sobre negociación.

Prepare sus negociaciones

Nuestro calendario económico le ayuda a explorar los eventos del mercado mundial.

Negocie sin sorpresas

Comprenda los costes totales de sus negociaciones ahora para una mejor administración de gastos en el futuro.


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7