Menú

¿Están las grandes tecnológicas sobrevaloradas?

Pinchas Cohen | lunes 08 noviembre 2021

Las elevadas valoraciones y el fuerte repunte de este año pueden hacer que algunos inversores contemplen la posibilidad de cambiar el tipo de valores que desean poseer. 

La valoración es el modo en que los inversores intentan determinar el valor innato de un activo, independientemente de su precio de mercado actual. Es decir, las valoraciones son un juicio sobre cuál es el valor razonable del activo, basado en la capacidad de la empresa para generar beneficios.

Las acciones tecnológicas han subido mucho este año, y su gran peso en el índice S&P 500 ha contribuido a impulsar el indicador hasta una serie de máximos históricos y una ganancia del 25,1% en lo que va de año en 2021.

El S&P 500 incluye once sectores. Dos de ellos son las tecnologías de la información, que representan el 27,9% del índice, y los servicios de comunicación, con el 10,8%. Juntos, ambos representan el 38,7% del S&P 500.

Estos dos sectores solían ser uno solo. En septiembre de 2018, S&P Dow Jones Indices y MSCI anunciaron conjuntamente una reestructuración del sistema de Clasificación Industrial Global. Los cambios se hicieron en reacción a la evolución del mercado de las industrias de tecnología, medios de comunicación y consumo. Las acciones del sector anteriormente unificado a veces parecen seguir viéndose a través del mismo prisma. Un ejemplo es el de los denominados valores FANG. A pesar de estar agrupados, los valores FANG se dividieron en su clasificación sectorial. Facebook (Ahora, Meta), la empresa matriz de Google, Alphabet, y Netflix se reorganizaron como servicios de comunicación. 

Big tech

Acciones FANG

FANG es un acrónimo, que se refiere a Meta (FB) (anteriormente, Facebook), Amazon (AMZN), Netflix (NFLX) y Alphabet (GOOG). En 2013, el presentador de Mad Money de la CNBC, Jim Cramer, creó el término después de que estos cuatro valores se hicieran famosos por ofrecer resultados superiores a los accionistas. 

Más tarde, el acrónimo se amplió a FAANG, para incluir a las cinco empresas tecnológicas estadounidenses más populares y con mejores resultados, añadiendo una "A" adicional para incluir a Apple (AAPL).

A algunos inversores puede preocuparles que el valor asignado a algunas empresas sea demasiado alto. Por ejemplo, Alphabet, la empresa matriz de Google, cotiza con una relación precio-beneficio de 26,6 a un plazo de 12 meses, en comparación con una valoración de 21,1 para la empresa del S&P 500. 

Además, Apple cotiza a 26,2 de beneficios futuros, mientras que su sector, el de la tecnología de la información, ha subido casi un 28% en el año, con una relación precio/beneficios futuros de 26,4.

Tras liderar el S&P durante más de diez años, estas grandes empresas tecnológicas pueden suponer un riesgo proporcional a su ganancia. Si los inversores se vuelven reacios a los grandes nombres de la tecnología, su excesivo peso en el índice podría arrastrarlo a la baja. En la actualidad, Microsoft, Apple y Amazon son las tres empresas más valiosas de Estados Unidos, según Refinitive Datastram, un proveedor de datos e infraestructura de mercados financieros. 

Algunos estrategas de carteras opinan que los inversores pueden querer fijar los beneficios en las grandes empresas tecnológicas y cambiar a otros sectores menos saturados. 

¿Hay algún otro sector que esté superando a los valores tecnológicos?

La semana pasada, el sector de servicios de comunicación subió un 1,74%, y el de tecnología ganó un 3,44%. Sin embargo, hubo un sector que superó a la tecnología: el de consumo discrecional añadió un 5,03% de valor, superando a los demás sectores del S&P 500. 

El sector de consumo discrecional incluye bienes y servicios no esenciales, como bienes duraderos, ropa de alta gama, entretenimiento, actividades de ocio y automóviles. Ejemplos destacados son Home Depot (HD), McDonald's (MCD) y Nike (NKE)

En términos mensuales, el consumo discrecional superó considerablemente a los demás sectores. Los servicios de comunicación ofrecieron resultados de apenas un 1%, mientras que el sector tecnológico ganó un 11,26%. Ambos palidecieron en comparación con el sector de consumo discrecional, que mostró un salto del 17,31%. 

En los últimos tres meses, el consumo discrecional subió un 15,92%, duplicando el 7,8% de la tecnología, mientras que los servicios de comunicación se situaron en un 1,35% en territorio negativo. 

¿Están los valores de consumo discrecional superando a los populares valores tecnológicos? Parece que sí. ¿Por qué puede ser así? Los valores de consumo discrecional tienden a obtener mejores resultados en medio de una economía en crecimiento, normalmente caracterizada por ganancias superiores. La última temporada de beneficios fue fuerte. Por otro lado, la tecnología es un sector de crecimiento, y tiende a desempeñarse mejor cuando la economía se desacelera.

Aunque es imposible predecir el futuro, algunos participantes en el mercado parecen pensar que ha llegado el momento de diversificar las carteras después de que las grandes empresas tecnológicas hayan tenido una buena racha. Tras más de 10 años liderando el mercado en general, ¿seguirá la tecnología obteniendo mejores resultados, o los inversores probarán suerte en otros sectores?


Obtenga más de Plus500

Amplíe su conocimiento

Los videos y artículos lo ayudan a ampliar su conocimiento sobre negociación.

Prepare sus negociaciones

Nuestro calendario económico le ayuda a explorar los eventos del mercado mundial.

Negocie sin sorpresas

Comprenda los costes totales de sus negociaciones ahora para una mejor administración de gastos en el futuro.


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7