Menú

¿Cómo han reaccionado los índices a la pandemia?

Plus500 | miércoles 22 diciembre 2021

Ayer, los mercados bursátiles, tras las caídas precipitadas de los índices desde Nueva York hasta Tokio al principio de la semana, registraron un importante repunte en el transcurso de las operaciones. Aunque la propagación de Omicron por todo el mundo aún no se ha detenido, los operadores compraron la caída después de tres sesiones bursátiles consecutivas de pérdidas. Aunque este modelo de fuerte caída de los mercados bursátiles seguido de una recuperación puede ser ya conocido por los observadores del mercado desde que se descubrió el virus COVID-19, muchos pueden preguntarse ahora si el giro de esta semana es diferente.

Indices

Los mercados reaccionan a los altibajos de COVID

En los últimos veintidós meses, tanto los virólogos como los ciudadanos comunes tuvieron que actualizar sus conocimientos del alfabeto griego. La primera cepa del nuevo coronavirus, Alpha, provocó cierres, agitación económica y caídas de los mercados a su paso mientras se extendía de continente en continente. En el transcurso de poco más de un mes, de febrero a marzo de 2020, cuando se empezaba a comprender el verdadero daño potencial del COVID para la salud humana, el S&P 500 (USA 500) perdió más de un tercio de su valor.

En abril de 2020, uno de cada siete trabajadores estadounidenses estaba sin trabajo, y muchos predecían que la economía no volvería a su estado anterior a la pandemia en los próximos años. Sin embargo, a lo largo de la primavera y el verano los principales índices volvieron a subir. A mediados de agosto, el S&P 500 ya había superado su máximo de febrero. El índice industrial Dow Jones ( EE.UU. 30), aunque compartió la tendencia general al alza del S&P 500 en los primeros seis meses de la pandemia, tardó en alcanzar sus niveles de febrero una vez finalizada la volatilidad de la temporada electoral.

Por el contrario, el índice Nasdaq Composite, tardó aún menos en recuperar su gloria anterior a la crisis. En la segunda semana de junio de 2020, los valores tecnológicos impulsaron este índice incluso más alto de lo que había sido antes de que comenzaran los cierres. Esto se debió al hecho de que, durante el primer año de la pandemia, el sector tecnológico se vio beneficiado por los pedidos a domicilio en todo el mundo industrializado, que impulsaron tanto el comercio minorista en línea como la demanda de potencia informática. 

Este ha sido un motivo duradero que se ha observado en los mercados no sólo al principio de la pandemia, sino a lo largo de la resistencia de la tecnología. Por ejemplo, desde marzo de 2020, el valor de las acciones de NVIDIA (NVDA) se ha multiplicado por más de cuatro, y el de Amazon (AMZN) ha subido un 75%. Como la demanda de sus servicios y productos sigue siendo alta, muchos ven que estas y otras empresas, como Alphabet (GOOG) y Meta (FB), seguirán siendo el factor de impulso del Nasdaq.

Las acciones persisten mientras la variante Delta se mantiene viva

Cuando se advirtió todo el alcance del impacto económico de la COVID-19, el gobierno estadounidense adoptó la política de mantener los tipos de interés bajos mientras concedía subvenciones financieras a los ciudadanos, lo que puede haber mitigado los daños mencionados.

A lo largo de 2021, los mercados continuaron su ascenso inestable, con los inversores animados por la implementación de programas de vacunación, incluso cuando las cifras de casos seguían aumentando. El primer semestre de 2021 fue el mejor semestre del S&P 500 desde antes de la pandemia, y en agosto, el gigantesco proyecto de ley de gasto en infraestructuras del presidente Biden, así como el repunte de la demanda de Petróleo (CL), empujaron al Dow también a máximos históricos.

Sin embargo, cuando la variante Delta llegó al mercado y comenzó a extenderse, los índices principales de Nueva York volvieron a ser arrastrados por los inversores que desconfiaban del riesgo. Desde la primera semana de septiembre hasta la primera de octubre, el S&P 500 cayó un 5,2%. El Delta tampoco salvó al Dow ni al Nasdaq, que registraron caídas del 4% y el 7,2% respectivamente en el mismo periodo.

Una vez más, los mercados acabaron alcanzando un nuevo equilibrio con el virus y, con los tipos de interés bajos, volvieron a subir. Ahora que el coronavirus ha producido otra variante que está causando agitación en todo el mundo, muchos operadores pueden tener una sensación de deja vu.

¿Es Omicron única?

Omicron lleva menos de un mes en las noticias, pero ya ha tenido un impacto en el valor de las acciones. El S&P 500, el Dow y el Nasdaq sufrieron caídas que comenzaron el viernes pasado, con descensos especialmente marcados durante el lunes.

Sin embargo, ayer se produjo un repunte que recuperó las pérdidas del lunes. El S&P subió algo menos de un 1,8%, y el Dow y el Nasdaq (US-TECH 100) también recuperaron sus pérdidas de manera sobrada, con repuntes del 1,6% y el 2,4% respectivamente. Algunos analistas afirman que el ciclo ya conocido de una nueva variante que provoca una caída, seguida de una subida, puede estar acortándose. Los índices clave tardaron menos tiempo en recuperarse del golpe de Delta que del de Alfa; según esta teoría, la caída inducida por Omicron que comenzó hace dos semanas puede parecer en breve sólo un punto en el horizonte de los operadores. 

Sin embargo, es difícil suponer lo que la tendencia lineal de reducción de los tiempos de recuperación de las Bolsas continuará en el futuro. El mundo, y los mercados en particular, no están en el mismo estado que cuando el coronavirus comenzó a propagarse.

Las vacunas frente a las tasas de interés

En el lado positivo, las tasas de vacunación pueden estar mitigando la propagación y la gravedad de esta nueva variante del virus. El presidente Biden ha indicado que Estados Unidos seguirá fomentando las vacunas y las pruebas para detectar el virus en lugar de aplicar medidas de bloqueo, lo que probablemente pesaría mucho en la economía estadounidense al llegar la temporada de vacaciones. 

Por el contrario, el factor clave de los tipos de interés, al que algunos atribuyen la recuperación económica del último año y medio, ha cambiado recientemente. A lo largo de la pandemia, los bancos centrales han manteniendo unos tipos de interés de préstamo bajos para fomentar el gasto y mantener a flote la economía de consumo. Sin embargo, tanto el Banco de Inglaterra como la Reserva Federal de Estados Unidos han cambiado recientemente el rumbo de su política monetaria debido a la creciente inflación, anunciando que los tipos de interés subirán a partir del año que viene en ambos países.

Mirando al futuro

De momento, el endurecimiento de la política monetaria no parece retrasar el regreso de los índices mencionados tras la caída del lunes. Es posible que los inversores hayan querido aprovechar la caída, o que se sientan alentados por los altos funcionarios estadounidenses que indican que esta vez el giro de la variante COVID no impedirá el crecimiento económico tanto como las anteriores. 

Sin embargo, tal y como todos hemos aprendido desde marzo de 2020, tanto el coronavirus como la reacción del mercado de valores ante él pueden provocar muchas sorpresas. Será necesario observar más el virus COVID-19 y los índices antes de poder juzgar plenamente si Omicron dejará menos impacto en los mercados y en nuestras vidas que Delta y Alpha.


Obtenga más de Plus500

Amplíe su conocimiento

Los videos y artículos lo ayudan a ampliar su conocimiento sobre negociación.

Prepare sus negociaciones

Nuestro calendario económico le ayuda a explorar los eventos del mercado mundial.

Negocie sin sorpresas

Comprenda los costes totales de sus negociaciones ahora para una mejor administración de gastos en el futuro.


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7