Plus500 does not provide CFD services to residents of the United States. Visit our U.S. website at us.plus500.com.

Las tensiones entre Rusia y Ucrania alteran los mercados

Plus500 | lunes 14 febrero 2022

Las crecientes tensiones entre la Federación Rusa y Ucrania han acaparado los titulares de todo el mundo en los últimos días. La caída de la bolsa el pasado viernes puede haber dado a los operadores una primera muestra de la volatilidad que podría afectar a los mercados si Rusia invade Ucrania; si las evaluaciones de los servicios de inteligencia estadounidenses resultan correctas y estalla la guerra en el este de Europa, la economía mundial podría entrar en un frenesí.

Russia-Ukraine

Las advertencias americanas aumentan la incertidumbre

El pasado viernes, 11 de febrero, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, hizo una declaración escalofriante. Según las estimaciones realizadas en los más altos niveles del aparato de inteligencia exterior de Estados Unidos, el ejército ruso podría estar planeando una inminente invasión de su vecino del sur. En consecuencia, se ha instado a los ciudadanos estadounidenses y británicos a abandonar Ucrania lo antes posible.

A pesar de que los líderes mundiales, desde el presidente francés Emmanuel Macron hasta el canciller alemán Olaf Scholz, intentan tenazmente rebajar las tensiones entre los dos estados postsoviéticos, Rusia ha trasladado más de cien mil soldados a la región fronteriza y ha realizado varios ejercicios militares en la zona. El gobierno ruso ha seguido negando que esté considerando una acción ofensiva para impedir el ingreso de Ucrania en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN, o NATO en sus siglas inglesas), pero los inversores de Nueva York pueden estar menos tranquilos.

Es posible que los operadores de Wall Street ya estuvieran en un estado de ánimo de aversión al riesgo debido al continuo aumento de la inflación en Estados Unidos, junto con el creciente temor a que la Reserva Federal pueda subir los tipos de interés más de lo previsto para marzo. Por lo tanto, esta incertidumbre geopolítica puede haber llegado en el momento más inoportuno. 

El viernes, el S&P 500 (USA 500) cayó un 1,9%. El Dow Jones Industrial Average (USA 30) se desplomó un 1,4%, mientras que el Nasdaq (US-TECH 100), que tiende a sufrir de forma desproporcionada los efectos de la aversión al riesgo debido a sus numerosos valores tecnológicos y de crecimiento, cayó casi un 2,7% el viernes. Estas bruscas caídas frenan el avance de los índices neoyorquinos en las dos últimas semanas. Parece claro que los mercados pueden estar ya valorando los posibles efectos en el comercio internacional de una guerra a tiros en Ucrania. 

La venta de acciones observada el pasado viernes no se ha limitado a las costas estadounidenses. El lunes, los principales índices de Asia también cayeron. En Tokio, el índice Nikkei 225 (Japón 225) se desplomó un 2,2%, mientras que el Hang Seng (Hong Kong 50) cayó un 1,5%. 

Europa tampoco se ha librado de la caída de las acciones. En el momento de redactar este artículo, el índice DAX (Alemania 40) de Alemania, el FTSE (Reino Unido 100) de Londres y el FTSE MIB (Italia 40) de Milán se encontraban en tendencia a la baja, con más de un 3%, casi un 1,7% y más de un 3,4% respectivamente. Los riesgos potenciales que plantea la guerra que se avecina en la frontera ucraniana pueden sentirse ya en ambos extremos de la masa continental euroasiática.

¿Turbación energética en el horizonte?

Otro temor concreto que podría llegar a materializarse si se produjera una invasión terrestre de Ucrania es una crisis de suministro energético. Rusia, un país OPEP+, exporta diariamente más de dos millones de barriles de petróleo a Occidente. Si se aplican las sanciones insinuadas por la administración Biden, este oleoducto podría ser detenido, lo que provocaría que el precio del petróleo se disparara. 

El precio del petróleo (CL) ya ha tenido una tendencia alcista recientemente, subiendo un 41% hasta casi 93 dólares por barril en respuesta al repunte de la demanda en las principales economías desde principios de diciembre pasado. Los analistas de JPMorgan (JPM) ya han empezado a dar la voz de alarma, afirmando que el precio del barril de petróleo que alcance los tres dígitos por primera vez desde 2014 podría llevar la inflación de Estados Unidos al 8%, lo que daría a la Fed un margen de maniobra aún menor. Un nuevo salto a 150 dólares podría incluso borrar las ganancias que la economía mundial ha logrado desde el desánimo del choque COVID-19.

El papel de la Federación Rusa en los mercados mundiales de materias primas no se limita al oro negro; el país más grande del mundo es también un proveedor clave de Gas Natural (GN) para la Unión Europea. Aunque en el momento de escribir este artículo, el precio del gas natural sólo ha subido algo menos de un 2,9% en el día, muchos observadores del mercado plantean que una guerra en Ucrania podría hacer subir bruscamente el coste de esta fuente de energía clave.

Es posible que los operadores de los mercados norteamericanos ya hayan tenido que sopesar sus próximos movimientos, ya que la inflación en Estados Unidos sigue aumentando y se materializa la perspectiva de que el Comité Federal de Mercado Abierto adopte una línea más estricta en materia de política monetaria para estabilizar la economía. Ahora que, según las estimaciones de muchos altos cargos de la seguridad nacional, la guerra en Europa podría estar cada vez más cerca, las nuevas ventas de acciones y las subidas del coste de la energía podrían estar a la orden del día. Todavía es discutible si estos temores de la Casa Blanca y de Wall Street están realmente justificados, o si los mercados se recuperarán tan rápidamente como han caído.


Obtenga más de Plus500

Amplíe su conocimiento

Los videos y artículos lo ayudan a ampliar su conocimiento sobre negociación.

Prepare sus negociaciones

Nuestro calendario económico le ayuda a explorar los eventos del mercado mundial.

Negocie sin sorpresas

Comprenda los costes totales de sus negociaciones ahora para una mejor administración de gastos en el futuro.


Esta información fue redactada por Plus500 Ltd. La información se proporciona solo con fines generales y no tiene en cuenta ninguna circunstancia u objetivo personal. Antes de actuar con base en este material, debe considerar si es adecuado para sus circunstancias particulares y, si es necesario, buscar asesoramiento profesional. No se ofrece representación ni garantía en cuanto a la exactitud o integridad de esta información. No constituye asesoramiento financiero, de inversión ni de otro tipo en el que pueda confiar. Cualquier referencia a desempeños pasados, rendimientos históricos, proyecciones futuras y pronósticos estadísticos no son garantía de rendimientos futuros o desempeños futuros. Plus500 no será responsable del uso que pueda hacerse de esta información y de las consecuencias que puedan resultar de dicho uso. Por lo tanto, cualquier persona que actúe basándose en esta información lo hará a su propia discreción. La información no ha sido preparada según los requisitos legales creados para promover la independencia de la investigación sobre inversiones.

¿Necesita ayuda?
Apoyo 24/7